martes, 17 de mayo de 2011

Texto de Lidia Fernández - Instituciones educativas


Texto de Lidia Fernández
Instituciones educativas

Cap. 1: El concepto de institución

El término “institución” se utiliza para aludir a ciertas normas que expresan valores altamente “protegidos” en una realidad social determinada. En general tienen que ver con comportamientos que llegan a formalizarse en leyes escritas o tienen muy fuerte vigencia en la vida cotidiana, como por ejemplo: la flia, el matrimonio, la propiedad privada, el tabú son, instituciones (están instituidas socialmente).
A continuación, tres acepciones diferentes sobre el concepto de institución:

1)Institución como sinónimo de regularidad social, aludiendo a normas y leyes que representan valores sociales y pautan el comportamiento de los individuos y los grupos, fijando sus límites.
Por ejemplo: la norma constitucional que establece la libertad y el derecho de enseñar y aprender; los programas vigentes; las leyes de educación, etc.
El individuo actúa siempre dentro de grupos y organizaciones, las cuales sufren el efecto de dos tipos de regulaciones: las que provienen de instituciones externas vigentes en el sistema mayor y entran en el grupo u organización moldeando sus condiciones de realidad; las que provienen de instituciones internas resultantes de acuerdos consolidados en la vida cotidiana y pueden modificar el modo en que operan las instituciones externas dentro del grupo u organización.

2)Institución como sinónimo de establecimiento, que alude a una organización con función especializada que cuenta con un espacio propio y un conjunto de personas responsables del cumplimiento de determinadas tareas reguladas por diferentes sistemas.
Cada tipo de establecimiento configura el momento particular de una norma universal: club – ocio; iglesia – religión; empresa – producción; etc.
Más allá de pertenecer a un tipo de institución particular – ser todos hospitales – no hace al establecimiento idéntico al resto, ya que los grupos humanos que conforman la comunidad de un establecimiento hacen una versión singular de los modelos y las normas generales a lo largo de su historia institucional.

3)El sentido de institución ligado con los significados, que alude con él a la existencia de un mundo simbólico en parte consciente, en parte de acción inconsciente, en el que el sujeto humano “encuentra” orientación para entender y descodificar la realidad social.
(Según Alfonsina en clase): “como mandato social, somos portadores de eso que es…”, por ejemplo, la escuela, la flia, etc.
La resistencia de estas significaciones a los intentos de modificación, su fuerza e importancia se relacionan con la índole del material con que se elaboran y por el refuerzo que reciben de la amplitud del consenso que las avala. (Según Alfonsina en clase): “el problema de institución educativa”.

Las instituciones sociales son las que, al marcar lo permitido y lo prohibido, muestran al individuo el poder y la autoridad de lo social, el riesgo y la amenaza implícita en la transgresión, el beneficio y el reconocimiento de la obediencia.
Frente a “lo social” en todo su poder, el individuo se experimenta muy indefenso, ya que, por el rechazo o punición provoca temores e indefensas. Las instituciones (entendidas como significados) dirigen el comportamiento de los individuos hacia la aceptación de, por ejemplo, ciertos modelos de autoridad.
Si bien las instituciones en su aspecto de lo institucional, lo instituido, configuran la trama de sostén de la vida social y la vía por la que transcurre el crecimiento de los individuos, éstas (las instituciones) se confrontan y entran en lucha con los desvíos que conforman el cuestionamiento y la posibilidad de concreción de lo instituyente.

La vida social en todas sus manifestaciones, está atravesada por instituciones que expresan los sentidos con una cultura determinada codifica las relaciones de los hombres entre sí y con la realidad natural y social.

Cap. 2: Lo institucional en el comportamiento

Los rasgos propios de la personalidad humana surgen y se desarrollan en el interjuego social, es decir, nuestros comportamientos se estructuran a partir de la internalización social.
Considerando lo institucional como dimensión constitutiva del comportamiento, nos preguntamos acerca de los procesos por los cuales esos rasgos – que no están presentes en el momento del nacimiento – alcanzan los grados de complejidad de la personalidad adulta.
La respuesta sociológica centra su análisis en la descripción de los procesos por los cuales el sujeto humano va incorporando puntos de referencia internos para estructurar su percepción del mundo – y en consecuencia, su acción – de acuerdo con las pautas y los valores de su grupo. En el siglo XIX, se incluyen los aportes de la psicología social y el psicoanálisis.
Entre los conceptos utilizados como herramientas explicativas, los más importantes son los de identificación y transferencia (A), que aluden a los procesos básicos que posibilitan la incorporación de lo social, y los de participación, valencia, resonancia (B), que permiten esclarecer los posibles mecanismos por los cuales es posible un tipo de comunicación primaria que configuraría el basamento de la interacción social.

(A)el proceso llamado “de socialización” se define como un encadenamiento de identificaciones (primarias y secundarias) que constituyen en el individuo núcleos organizadores del comportamiento. Según el psicoanálisis, los más importantes serían: superyó, que constituye un centro de regulación normativa interiorizada, fuertemente controladora y opera como conciencia social; yo ideal, que vincula los deseos del sujeto con aspectos sociales permitidos y opera a través de los niveles de aspiración. Tanto las identificaciones primarias como el conjunto de imágenes que expresan el mundo interno del sujeto, funcionan como principios reguladores de la evolución posterior. El juego de identificaciones permitiría la lenta constitución de objetos internos.

(B)Permite dar cuenta de un nivel de relación social primaria, que no requiere de lenguaje y que induce experiencia. Esto, posibilita considerar la influencia de lo social desde las primeras situaciones de interacción, a partir de la aparición de rasgos de comportamientos típicos de una familia y de un grupo social en etapas muy tempranas. Todos coinciden en que la conciencia de sí, la autoestima, el conocimiento de sí mismo, se estructuran a partir de los juicios de los otros sobre el sí mismo.

Para el problema que nos ocupa, es necesario reparar en dos hechos centrales:

Orden fenomenológico: toda socialización y la incidencia de lo social sobre la personalidad (que en sí es un producto social) pueden realizarse en los niveles de la inconsciencia o de una conciencia apenas oscura. Los individuos de un grupo humano pueden vivir hasta su muerte absolutamente identificados con la realidad social como la única realidad posible, como el orden natural de las cosas.
Orden metodológico: todo el proceso de incorporación del individuo a su mundo social se puede atribuir al aprendizaje si consideramos que los procesos por los cuales se producen las transformaciones de la conducta pueden ser múltiples.

Ahora consideramos el problema en 2da acepción trabajada.

La definición de lo institucional en alusión a los establecimientos, plantea el problema en términos de la socialización del sujeto en la particular cultura del establecimiento.
El sujeto, para el caso de su incorporación a un establecimiento institucional cualquiera, cuenta con una personalidad que regula y selecciona.
Los establecimientos organizan sistemas destinados formalmente a la socialización de sus miembros (cursos de inducción, cursos de capacitación, reuniones de personal, etc.); sin embargo, la organización informal y la participación en la vida cotidiana institucional son las vías más fuertes de incorporación a la cultura institucional.

En síntesis, podemos decir que los aspectos sociales pasan a formar parte de la personalidad de los sujetos a través de dos modalidades de aprendizaje:

La que se desarrolla en situaciones institucionales y especialmente preparadas para provocarlos (determinada técnica de crianza en el caso del bebé, determinado curso de capacitación en el caso del sujeto que ingresa a un trabajo…).
La que se produce a partir de la mera interacción social y por la operación de un nivel de comunicación inconsciente – a través de la cual el sujeto capta significados y estructura imágenes desde las que percibe la realidad y selecciona las experiencias que permitirá entrar en su repertorio.

Cap. 3: Los establecimientos institucionales

3.1. El establecimiento como objeto de vinculación

Las escuelas, los jardines, los profesorados son algunos de los ámbitos concretos que funcionan como un espacio de concreción de lo que está instituido, aceptado, establecido. Lo instituido opera de forma manifiesta a través de un modelo institucional desde el que se pauta y asignan espacios, tiempos y recursos, reglas para la organización del trabajo y las relaciones y las normas para la valoración de la producción institucional. De manera menos evidente, lo instituido incide también a través de la trama de expectativas sociales con que se “presiona” a los actores institucionales para que respondan según los modelos operantes y confirmen las predicciones sociales.

Desde el punto de vista de los individuos que trabajan en él, reciben sus servicios o le aportan diferentes “insumos”, un establecimiento es un objeto de relación, es portador de significados y funciona en el campo psicológico como un sector de importancia, variante según el sujeto y su circunstancia, con el que establece un vínculo.
Vínculo: es un “enlace” en el que el individuo hace suyos aspectos y características institucionales, y “da” a la institución partes de sí mismo: su producción, su tiempo, etc.
(Según Alfonsina en clase): ¿Cómo es el docente? Socialización del docente - según el docente que han incorporado en la escuela y no en la carrera del profesorado.
El cambio institucional no sólo significa cambio en la organización, las tareas, sino también en las relaciones afectivas que los sujetos establecen con las instituciones a las que pertenecen.

3.2. El establecimiento como objeto de representación

En la historia de su pertenencia institucional el sujeto va configurando un conjunto de imágenes del establecimiento en sí, de sí mismo como miembro, de la tarea propia de cada uno de los actores institucionales que inciden fuertemente en la consolidación de la modalidad de su vínculo y en la resistencia a cualquier modificación.

(Según Alfonsina en clase): imagen-representación de lo que yo tengo de una institución educativa; se ponen en juego los mandatos sociales que determinan el modo de hacer la educación.

En la constitución de estas “imágenes” tienen relevancia las concepciones culturales circulantes en el medio social.
Ciertas imágenes han adquirido vigencia colectiva; están presentes en el mundo cultural a través de diferentes representaciones aprobadas y expresan las concepciones, las ideologías, desde las que el grupo social tiende a codificar y valorar la realidad.

Como ejemplo: la escuela puede ser socialmente percibida como un lugar donde sólo tienen éxito “los inteligentes” y “la inteligencia” puede estar asociada – en las imágenes profundas de cada individuo – con las características de aquellos que transitan por ella exitosamente.
El resultado posible: “la escuela es un lugar donde tienen éxito los que hablan X…se visten X…tienen cosas X…son de color X y huelen X…” se convierte rápidamente en el “hecho natural”: la escuela es para los X. Si no soy X, entonces la escuela no es mi lugar”.

Dentro de la realidad institucional, el lugar dado por la posición (función y jerarquía) tiene relevancia para determinar cualidades diferentes en estas diferentes en estas imágenes. A pesar de este poder de lo institucional, el hecho de la singularidad de los individuos hace que el espacio que configura un establecimiento institucional sea algo más que una pantalla en que se refleja la realidad o los mandatos sociales.
En este sentido un establecimiento es algo más que el espacio de concreción de lo instituido. Es también el ámbito donde lo instituido entra en juego con las tendencias, las fuerzas y los fenómenos instituyentes. Configura el lugar donde el individuo puede preguntarse acerca de la eficacia, la verdad, la justicia, la ética de lo establecido; puede cuestionarlo y proponerse su cambio.

Cualquier suceso diferente de lo prescripto puede significar un desvío; de hecho, las normas aceptan márgenes de variación, dentro de los cuales “lo diferente” se considera aceptable. Sólo algunos desvíos tienen el poder de expresar fuerzas instituyentes: aquellos que en sí significan el cuestionamiento de lo instituido y proponen un cambio o promueven a pensar que lo que pertenece al “orden natural” puede no ser tan natural y no ser el único orden posible.
La historia social abunda en ejemplos de dura represión para aquellos que mostraron tener fuerza de cambio institucional. Pensemos en Galileo, Cristo, Freud, Marx, Gandhi, etc., todos grandes desviantes de las cosmovisiones de su época y su área de acción, que expresaron la existencia de fuerzas instituyentes tan intensas como para producir cambios cualitativos sustanciales en la historia del hombre y su cultura.

En resumen, cada establecimiento institucional es un espacio donde, en una versión singular, se desarrollan hechos que expresan las tendencias sociales y personales a la preservación y el cambio de lo instituido, y que en las vicisitudes de esta confrontación tienen importancia relevante para promover o resistir los cambios de aquellas modalidades de vinculación que se han consolidado y convertido en rasgo de la cultura institucional.

9 comentarios:

  1. mil gracias por tu aporte!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno! Mil gracias! me sirvio mucho paara comprender este tema

    ResponderEliminar
  3. Esto es un copy and paste de otro blog...

    http://institucionesygrupos.blogspot.com/2007/05/lidia-m-fernndez-cap-1-y-2.html

    ResponderEliminar
  4. si fuera un copy and paste serían iguales pero aunque hagan referencia al mismo texto, si te fijas bien, vas a ver que son bien distintos. un saludo

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias !! me sirvio bastante para comprender este tema.

    ResponderEliminar
  6. gracias por el aporte me sirvio

    ResponderEliminar
  7. ¡ Excelente ! fui al otro blog que en un comentario se hace referencia, pero es lo mismo que el libro. Para un entendimiento global del tema, así como está planteado acá, resumido, conciso, es d gran ayuda en tiempos a contra-reloj ¡ Muchas gracias !

    ResponderEliminar
  8. hola, soy estudiante del la tecnicatura en primera infancia en el instituto de magisterio de florida, muy bueno este articulo de la autora fernandez.Justo estamos dando en clase de observacion este tema para luego poder realizar en las instituciones observacion de campo. milgracias

    ResponderEliminar